¿Cómo un espacio verde puede ayudar a nuestro bienestar emocional y psicológico?

Leila/ junio 19, 2020/ Libros/ 2 comentarios

En el libro Your Wellbeing Garden, que traducido al español sería algo así como “el jardín para tu bienestar”, descubriremos a través de sus páginas las claves esenciales para tener un jardín que invite a estar en él por su belleza e interés. Atrapando tu atención, alejándote del mundanal ruido y del continuo estrés, para que tomes tu tiempo en relajarte y disfrutar. Animando a reconectar con la naturaleza y celebrar su belleza.

Es importante que cuando leamos este libro tengamos en cuenta que está dirigido principalmente al público de Reino Unido, donde es común que la gente viva en casitas adosadas con jardín. Las plantas que se recomiendan están adaptadas a esa zona por lo que debemos comprobar si también lo están a la nuestra antes de comprarlas.

En esta ocasión, en vez de comentar mi opinión sobre el libro, he decidido contactar con uno de sus autores, el cual muy amablemente ha accedido a que le haga una pequeña entrevista. Se llama Alistair Griffiths, líder del equipo de investigación científica de la Royal Horticultural Society (en adelante RHS) en Reino Unido. Un equipo altamente cualificado formado por científicos, asesores y bibliotecarios que trabajan para mejorar la salud de las personas, las plantas, el medio ambiente y la biodiversidad. Como os podéis imaginar nuestro encuentro fue muy emocionante. No paramos de hablar sobre diferentes aspectos relacionados con el hombre y la naturaleza.

Alistair comprobó por primera vez cómo el uso del huerto y el jardín mejoraba el bienestar de las personas cuando trabajaba en Eden Project. Aún hoy se pregunta por qué no hay más gente/entidades trabajando en este sentido, y eso que en Reino Unido hay bastante oferta si lo comparamos con España.

Tras los estudios de Ulrich o los Kaplan, se ha demostrado que no es una técnica utilizada por “hippies” locos por las plantas y la naturaleza, si no que esta herramienta está avalada con rigor científico

 

De hecho, le resulta muy contradictorio que haya gente pavimentando sus jardines – los típicos de las casitas inglesas- destruyendo el hábitat y el entorno, para que después esas mismas personas donen dinero a proyectos en otros países para salvar el hábitat del orangután o el oso panda, por ejemplo. Todo esto lo achaca a nuestra desconexión con la naturaleza argumentando, por ejemplo, que existen actividades tan beneficiosas como la horticultura y la jardinería pero, al mismo tiempo, los humanos estamos destruyendo nuestro entorno, que es el que nos mantiene vivos y sanos.

Afortunadamente, en los últimos años, ha crecido el interés por las plantas, las flores, los huertos urbanos, …especialmente entre los jóvenes. Le comento que Instagram es, en mi opinión, uno de los catalizadores de esta nueva moda verde y sana, que en el fondo resulta muy positiva en muchos aspectos. Además, aporta mucha esperanza a las próximas generaciones, tan preocupadas por el futuro del planeta.

Se lamenta que, cuando trabajó en Eden Project, centrasen la mayor parte de sus trabajos en explorar qué plantas eran buenas para las personas, pero en el campo de la medicina, la comida o la ropa, sin poner el foco en las emociones o la salud mental. Dado que el huerto y el jardín son espacios naturales muy válidos en el ámbito de la prevención de la salud, es por ello que ha escrito este libro.

¿Quién es el público objetivo del libro?

He tratado de que el lenguaje sea simple y accesible para todos los públicos. Es un libro de iniciación en el que se explica qué plantas, diseños y otros elementos del jardín pueden ayudarnos a mejorar nuestro bienestar y cómo ponerlo en práctica.

El 50% de la población del Reino Unido tiene y cultiva activamente en su jardín. Hay 24 millones de jardines de todo tipo repartidos por el país, por lo que la ratio de mi audiencia es en realidad 1 de cada 2 personas. Considero que los científicos necesitamos comunicar de la mejor manera posible porque, cuanto más hablemos sobre los beneficios, más personas adoptarán esta práctica. Me gustaría que lo leyera algún político/a y entrar en el sistema de salud para poder cambiar el paradigma con algo tan sencillo como es el bienestar y los espacios verdes. Mientras tanto agradezco enormemente la repercusión que está teniendo el libro ya que el mensaje se está expandiendo, provocando que se generen ingresos en la RHS y, en consecuencia, para poder seguir investigando. Mi meta es poder llegar a marcar la diferencia en este sentido.

¿Cuál es el objetivo que persigue este libro? ¿Se está consiguiendo?

Es genial cuando las personas toman la iniciativa de cambiar después de leer el libro, porque se sienten inspiradas y hacen algo para mejorar su jardín o su entorno. Están poniendo en práctica algo que les ayudará a ellos/as, pero también ayuda al medio ambiente. Es una situación en la que todos/as ganamos. Incluso algunas personas me han contactado diciéndome que les ha cambiado la vida, entendiendo que su bienestar está relacionado con el bienestar del jardín.

Quería investigar y persuadir a las personas sobre la importancia del uso del huerto y el jardín para nuestro bienestar. Los médicos deben saber que a través de la prescripción social pueden derivar a las personas a proyectos relacionados con la naturaleza, como son los que trabajan en el ámbito de la Horticultura y la Jardinería Social y Terapéutica. Éstos ofrecen grandes beneficios a nivel cognitivo, mejorando las relaciones sociales, la salud física y el bienestar. Espero y confío que el gobierno pueda considerarlo también como un sistema preventivo.

¿Existe algún plan dentro del RHS con respecto a la Horticultura y Jardinería Social y Terapéutica?

La RHS ha iniciado recientemente un proyecto piloto en el RHS Garden Bridgewater, donde se ha diseñado un jardín social y terapéutico del que se benefician unas 40 personas que, voluntariamente, se han ofrecido a formar parte del estudio que estamos realizando. Thrive nos está apoyando en todo este proceso. Si tiene éxito es posible que la RHS esté interesada en desarrollar más proyectos como éste en el futuro, pero todavía es algo incierto.

¿Se plantea la RHS investigar sobre el papel de la Horticultura y la Jardinería Social y Terapéutica en la salud y el bienestar?

Seguramente las líneas de investigación se centren más en la parte del diseño para el bienestar, a no ser que la RHS considere que debemos ampliar nuestro enfoque tras los avances que se vayan observando en el proyecto de Bridgewater.

Uno de los apartados del libro toca el tema de la huella de carbono, que personalmente me parece importante y valiente comentarlo en un libro como éste.

Nuestras decisiones son importantes a la hora de comprar plantas, flores y hortalizas. El cambio climático es un gran problema para la humanidad, por eso en mi departamento se han “puesto las pilas” para investigar qué árboles podrían resistir mejor la combinación de grandes períodos de sequía con otros de inundación y que, a la vez, sean capaces de captar grandes concentraciones de dióxido de carbono, además de estudiar cómo integrarlos en la infraestructura verde de las ciudades.

En el libro se habla sobre la huella de carbono, que es un indicador que tiene un efecto negativo sobre muchas personas, las cuales se sienten desamparadas al haber parámetros que individualmente no pueden controlar. Por eso el concepto Carbon Handprint mitiga ese efecto. La idea es ayudar a las personas a darse cuenta de que ninguna contribución es demasiado pequeña, cualquiera puede marcar la diferencia cuidando el medio ambiente y el mundo será un lugar mejor si todos intentamos hacer nuestra parte. Incidiendo en compartir y promocionar estas iniciativas con otras personas. Por eso este libro quiere ayudar en ese sentido, para que la gente sienta que, desde su huerto o jardín, puede contribuir con su pequeño grano de arena ayudando a la sostenibilidad del planeta.

Por último, ¿podremos encontrar el libro en español?

El libro va publicarse en junio en varios países, pero desconozco si España será uno de ellos*. Mi preocupación es que las sugerencias y recomendaciones que se hacen, por ejemplo, con las plantas, son para Reino Unido. El lector tendrá que asegurarse que esa planta recomendada está adaptada a las condiciones climáticas de su zona. En Reino Unido tenemos unas 400,000 plantas por lo que tenemos un amplio catálogo donde escoger.

Tras hora y media de conversación, de la que tengo la sensación que podríamos pasar horas y horas, nos despedimos y le agradezco su generosidad. Está poniendo mucho empeño en la divulgación para que el mensaje llegue lejos, tal y como él quiere. Este libro es muy recomendable para cualquier persona que pueda estar interesada o quiera aprender sobre qué elementos del jardín y/o del huerto son beneficiosos para uno/a mismo/a o para las personas en general. Quizás, para los que ya tenemos ciertas nociones se quede algo corto en ciertos aspectos, pero para eso te puedo recomendar otros libros y lecturas.

*Hasta el momento no me han podido confirmar si el libro estará disponible en nuestro idioma.

Compartir esta entrada

2 comentarios

  1. Muchas gracias! Hermosa entrevista. Agradecería otras recomendaciones de lectura más especializadas sobre el tema como dices.

    1. Hola Gina, gracias por tu comentario. Escríbeme al correo vitaminaverdeth@gmail.com para poder recomendarte otros libros. ¡Gracias!

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*