Un poco de historia

Leila/ enero 8, 2019/ Horticultura Social y Terapéutica/ 0 comentarios

El uso de la horticultura y la jardinería para calmar los sentidos se remonta al año 2.000 a.C. en la antigua Mesopotamia, y alrededor del año 500 a.C., en la antigua Persia. Estos jardines estaban cargados de belleza, colores, fragancias, fuentes y agua fluyendo, que ayudaban a refrescar las temperaturas de esas zonas áridas. Según la Asociación Americana de Terapia Hortícola (AHTA), en el antiguo Egipto los médicos prescribían paseos por el jardín a pacientes que sufrían enfermedad mental. Lo cual indica los primeros orígenes del proceso terapéutico en Alejandría y el antiguo Egipto hasta el renacimiento en Europa. Durante la Edad Media en los claustros de los monasterios, que se utilizaban como hospitales, las plantas eran utilizadas para animar y mejorar el estado de ánimo de los pacientes. Además, algunos de ellos, se costeaban el gasto hospitalario trabajando en el mantenimiento de los mismos.

Imagen de los Jardines colgantes de Babilonia

Los primeros documentos de la era moderna, se remontan a la época del 1.800 d.C. En Estados Unidos, el doctor Benjamin Rush, profesor del Instituto de Medicina y práctica clínica en la Universidad de Pensilvania, publicó los resultados hallados en 1.812, cuando observó que los pacientes que trabajaban en el jardín y tenían un contacto directo con la naturaleza, tenían mejores resultados en la recuperación de la manía (enfermedad mental), en comparación con aquellos otros que no habían participado. Este descubrimiento llevó a varios hospitales a utilizar la jardinería y la horticultura con fines terapéuticos en el tratamiento de sus pacientes con enfermedad mental y discapacidad. Es en el año 1.879, cuando Friends Hospital de Filadelfia, construye el primer invernadero para ser utilizado en la rehabilitación de sus pacientes. Las plantas, el huerto y el jardín también son utilizados en aquellos pacientes que están hospitalizados por larga estancia.

Continuando en Estados Unidos, tras la Segunda Guerra mundial se utilizó de manera extensiva la horticultura y la jardinería dentro de los programas de rehabilitación en los hospitales, teniendo esta mayor aceptación que en la Primera Guerra Mundial. Y es todavía más relevante la activa participación de multitud de personas voluntarias en los clubes de jardinería, que tenían lugar dentro de las unidades de los hospitales a lo largo del país. Todo ello permitió que los programas de horticultura y jardinería terapéutica prosperasen tanto en su aplicación como en su desarrollo. Los terapeutas ocupacionales utilizaban activamente plantas en sus programas de rehabilitación. Esta extensiva oportunidad ayudó a validar el uso de la horticultura y la jardinería como vehículo en la recuperación física y mental de las personas. Demostrándose como sus efectos ayudaban a reducir la estancia en los hospitales.

Hoy en día es una práctica muy extendida en países como Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Japón, Alemania, Nueva Zelanda, Australia, además de Argentina, Chile, Perú o España donde poco a poco va teniendo una mayor aceptación.

Compartir esta entrada

0 comentarios

  1. Estoy fascinada con tu pagina, me encantaria saber mas y ponerme en contacto contigo, estoy en Colombia y sin saber que esto existia dicto talleres de conexion con el Ser y la naturaleza a traves de plantas suculentas a adultos y niños, te repito no sabia que existia la terapia horticola y aun asi ya lo aplico y me envantatia llegar a mas personas, en mi pais no existe algo asi, gracias por responder , Bendiciones!

    1. Buenas Margie, encantada que nos pongamos en contacto. Por favor, escríbeme al correo que facilito vitaminaverdeth@gmail.com, para poder comentar. Un saludo!

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*